var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-1756651-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Google

domingo, 11 de marzo de 2012

La "estafa" de las participaciones preferentes.

En las últimas semanas, se ha estado hablando en los medios de comunicación, de estos productos financieros, y que en la mayoría de las ocasiones no eran comprendidos por las personas que los adquirían; bien por falta de información por parte de la entidad financiera que se los ofrecía, donde se ensalzaban "los pros" y se enmascaraban "los contras", o bien por descuido o exceso de confianza ante un producto que ofrece un rentabilidad mayor a la de los depósitos ofertados en la época. Muchas personas de la tercera edad, "depositaron" su confianza, y los ahorros de toda o gran parte de su vida, ante los jugosos cupones que ofrecían estos productos. Posteriormente, ante la necesidad de recuperar el dinero invertido, se han encontrado con los problemas derivados del riesgo de liquidez (no poder convertir en dinero fácilmente el activo financiero), y de contrapartida (no encontrar a un inversor en el mercado dispuesto a comprarles el activo). El problema de estos activos financieros estriba en la siguiente característica:

  • Son activos emitidos con carácter perpetuo, es decir, el emisor no tiene obligación de rescatarlos. Los activos, tienen una serie de fechas fijadas con derecho de compra (call) a un precio determinado, pueden ser compradas dependiendo de su cotización de mercado con respecto al "strike" de la call, o precio de ejercicio. Esta información la podemos obtener en el contrato que se ha firmado, o consultando en la página web de AIAF.
  • Para rescatar la inversión existen dos posibilidades: ponerlas a la venta en el mercado secundario, teniendo en cuenta que si cotizan por debajo de su nominal (bajo par), perderemos parte de la inversión; y segunda, aceptar el canje por acciones de la entidad emisora.
Para más información, os dejo dos enlaces, aclaratorios sobre cómo actuar con las participaciones preferentes:

Compartir