var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-1756651-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Google

viernes, 2 de marzo de 2012

8 fallos frecuentes en nuestros CVs

A modo de complementar el artículo sobre las herramientas de búsqueda de trabajo publicado previamente, voy a dedicar este pequeño espacio para plasmar algunos fallos que se realiza frecuentemente en la redacción de nuestros CV. La intención es que consigamos mejorar un poco la candidatura para un puesto de trabajo o simplemente para las prácticas de este verano. Leyendo en diferentes fuentes podemos destacar los siguientes errores:

1) Seguir una plantilla estándar: ¿Cuántas veces hemos visto el modelo de CV propuesto por Europass, o más recientemente, las plantillas de Apple? Inspírate pero no copies el modelo a pie de letra. Procura darle siempre un toque personal, que sea algo que te represente, que te sientas identificado con ello. No te dediques a seguir la plantilla que encuentras en algún sitio porque las personas de Recursos Humanos ya han visto cientos de CVs como ese. Por último, recuerda guardar tu CV en un formato pdf para asegurarte que el reclutador recibirá el diseño que quieres.

2) La moda del “objetivo”: He visto varios CVs que plasman al principio un objetivo de carrera ,que inicialmente a mi me llamó la atención. Pero, sorprendentemente a los reclutadores este objetivo no les dice nada ya que si solicitas ese puesto de trabajo en concreto se sobreentiende que tu principal objetivo, a corto plazo al menos, es obtenerlo. De forma que se podría concluir que dicho “objetivo” que tan bien parece quedar en los CVs no hace más que ocuparte espacio y quitarle tiempo al reclutador.

3) Responsabilidades versus Logros: Este es un fallo tremendamente común puesto que tendemos a escribir las responsabilidades que tenemos en el puesto de trabajo y no los logros. Solemos escribir lo siguiente “responsable del proyecto X” o “responsable de ventas” etc. Bien, los profesionales opinan que esto no representa más que “vagancia intelectual” (traducido literalmente del inglés). Lo relevante son los logros, posiblemente acompañados por cifras concretas, números, porcentajes (ej. he conseguido incrementar las ventas en un 15% en el plazo de un mes) … cosas cuantitativas que aportan siempre credibilidad y atraen el interés del reclutador.

4) Palabras claves: Antes de enviar el CV para un puesto de trabajo o prácticas tomate unos minutos para leer atentamente la oferta de trabajo compárandola con el curriculum de forma que te asegures de que tu CV incluye algunas de las palabras claves destacadas en la oferta. Sino, procura adaptarlo para que dichas palabras destaquen cuando el reclutador echa un primer vistazo a tu curriculum.

5) Recomendaciones: Es muy común leer algo así “Las recomendaciones se concederán bajo petición”. Esto es algo tan obvio que es recomendable quitarlo ya mismo de tu CV si lo tienes incluido. Si se pide recomendación y se quiere obtener el puesto, lógicamente se ha de conceder dicha recomendación en el menor plazo de tiempo posible, por lo que la famosa frase sólo ocupa espacio en tu CV.

6) Intereses: Los clásicos intereses hoy en día ya no atraen más. Bien es cierto que algunos reclutadores quieren tener una imagen más cercana de tu persona pero la mayoría de los profesionales en el sector opinan que es un tanto arriesgado expresar tus intereses. Por ejemplo, si uno escribe que le gustan los gatos y da la casualidad de que el reclutador es alérgico o odia los gatos, eso puede ser un detalle que le afecte emocionalmente al reclutador y automáticamente te discrimine del proceso de selección.

7) Habilidades: Si lo de arriba puede dar pie a discriminación, esto tan sólo sobra en tu CV ya que es mejor dejarlo plasmado en tu carta de motivación. Acortas el CV y no “robas” tiempo al reclutador. Los interesados, leerán tu carta de motivación.

8) Enlaces: Recientemente el interés por incluir enlaces en el CV ha crecido, cosa que está muy bien vista si se trata de un portfolio virtual, una página personal o un blog que ayudan a conseguir credibilidad, pero los enlaces a perfiles de Facebook, MySpace, etc. crean el efecto contrario.

Compartir