var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-1756651-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Google

domingo, 25 de abril de 2010

Espasmus Capitulo 2 y 3. Las aventuras de un español de Erasmus en Londres.

Como ya hicimos con el teaser y el Primer capitulo, os dejo con los siguientes episodios de las aventuras de este castizo Español, aficionado del Atlético de Madrid, por Londres.

Capítulo 2


Capítulo 3


Yo sigo pensando que por muy buena que sea la serie, y lo es, la realidad tiene que superar a la ficción. Cual ha sido vuestra peor o mas divertida experiencia que os ha pasado de Erasmus o cuando vivisteis en el extranjero? Os dejo la mía en los comentarios.
un saludo!

PD: Parece ser que la serie esta patrocinada por NewLink, una academia de idiomas. Me parece muy interesante la apuesta de esta academia por las nuevas tecnologías y por el efecto Viral de las series en Youtube, ya ves aquí sigo yo haciéndoles publicidad sin cobrar un duro.

Compartir

6 comentarios :

TwaL dijo...

Bueno no se si tal vez la peor, lo que si que es cierto es que me acuerdo de ella bastante a menudo, cada vez que tengo que coger un taxi.

llevaba como una semana o así en San Francisco, y tuve que coger mi primer taxi para volver a casa de por ahí. Todo fue bien al principio, para un taxi rápidamente y me monte. Ahora tenia que explicarle al tipo donde vivía, pero también me entendió fácilmente y me llevo por el camino correcto. Todo perfecto hasta ahora, un experiencia sencilla, pero la felicidad se echo a perder cuando tuve que pagarle. El taxímetro marcaba 7$ y aunque busque y rebusque, no llevaba billetes más pequeños de 20$, así que le entregue uno y espere los cambios. Sus cambios fueron de 3$, y yo a ver que igual he contado mal, 20 - 7 = 13, pues no esta bien, me debería entregar 13. Pero de eso nada. El tipo era Ruso, de eso no cabe duda, con la cabeza pelada y una espalda tres veces la de Luismi, probablemente, pensé, un ex combatiente que ha probado mejor fortuna en EE.UU. Le dije que le había pagado con un billete de 20 en mi genial ingles de recién llegado, y el perjuro, cada vez cabreándose más que no, que le había pagado con uno de 10. mis pensamientos se alejaron por un segundo de la escena y pensé, que hago? grito y amenazo con denunciarle para ver si me lo devuelve o aprendo de la lección y a partir de hoy siempre llevo cambio cuando me monte en un taxi? Y fue lo que hice, me baje de aquel taxi -sin dejar propina!, que osado- con una sonrisa de oreja a oreja pensando en que el dinero que me habían robado hoy, seria el precio de aprender a que no me lo roben en el futuro. Un saludo!

Jimbo dijo...

La peor y la mejor para mi fue cuando estaba en Francia viviendo el Erasmus, vivía solo, y estudiaba en el ESC Rouen, vivía en los apartamentos de la univesidad. El caso es que vinieron a verme todos los colegas de España, y nos juntamos en una habitación enana unos 8 o 9, (te aseguro que no era mas grande que mi actual cuarto de baño).
El caso es que decidimos montar una fiesta por todo lo alto, compramos algo de beber (pronto descubriréis que demasiado) y encontramos por la calle unas telas para dar ambiente a la fiesta.
Hicimos lo que llamaron el coctel de la muerte...

Se empezó a calentar la cosa, y empezamos a bailar (seguíamos en el mismo cuarto...) cocinamos algo de comer y a alguno se le ocurrió echar unas guindillas que tenia yo por la nevera, tal que cocinamos unos macarrones súper picantes...

Con el hambre que hacia, alguno se llevo un buen puñado a la boca, y mas de uno se puso incluso a llorar del picor. A algún otro se le ocurrió que para evitar el picor, lo mejor era tirarlos por la ventana, el caso es que... y aquí va lo divertido...
Tiraron la olla de los macarrones por la ventana, luego fue una silla, luego fue la cama, y al final el somier, el caso es que mi cuarto se desalojo por la ventana (todavía me pregunto como salió la cama por la ventana, por que os aseguro que era bien pequeña (la ventana)...
...
La gendarmerie entera, los de seguridad de la universidad y todo el pifostio se presentaron en mi puerta, tal y como íbamos ni nos atrevíamos a salir, y no se nos ocurrió otra cosa que empezar a tirarnos cerveza por encima, en fin... no os cuento mas, solo digo que hay fotos que no queréis ver.

Al día siguiente me llevaron a la dirección de campus y me dijeron que me iban a expulsar de la universidad por supuesto. Me cague vivo, pedí perdón, escribí cartas de disculpa en francés, a la liberte, a la egalité y a la fraternité. Aceptaron mis disculpas, me hicieron pasar un día de limpieza con las chicas que hacían la limpieza.

Fue duro pero aprendí por que de lo bueno y de lo malo se aprende, pero siempre mas de lo malo.

TwaL dijo...

jaja que grande Jimbo, que grande. por que no la liamos así aquí? un abrazo!

sara artigot dijo...

Supongo que hay pocas experiencias que superen la de Jimbo, porque aquello si es realmente impresionante, ¿qué escribiste en las cartas? me preguntó cómo convenciste a los francese.

Me quedo con tu moraleja y es que de lo malo se aprende.

La mía no es tan espectacualar pero podríamos decir que no empecé con buen pie. Destino Suecia, Göteborg. Mi vuelo salía desde Barajas y allí, antes de entrar en la zona de embarque me tomé en la cafetería un café. (Craso error, siempre entrar al boarding en cuanto tengais las tarjetas de embarque).

Estando con mis planos y mis bartulos dos niños de 8 y 10 años respectivamente, me pidieron un euro. A lo que me dí la vuelta sólo uno de ellos me estaba mirando con cara inocente y el otro corría con algo en la mano que yo ni imaginaba. Me habían robado mi N70 recién estrenado y no podía hacer nadaa.

Lo irónico de la situación era que el robo se cometió en frente de la comisaría de Policía, que los agentes ya conocían a estos diablillos y que la ley del menor los amparaba.

Para colmo yo no podía correr, porque tenía el pórtatil y todo en mi carro, lo cuál me enervaba.

Todavía hoy no entiendo mi cara de ingenuidad ante aquella situación y cómo sólo dos niños consiguieron darme el pego de aquella forma.
Si es que no se puede titubear, ni dejar objetos a la vista de los amigos de lo ajeno.

Lo cómico es que tuve que llamar a mi buddy desde comisaría (desconocía quién era sólo tenía su telf de contacto, pero alguién se encargaba de recogerme), avisar a mis padres, llorando como una madalena y bueno, aguantar el tirón y saber si mi estudiante sueco me reconocería a mi llegada.

Al ser un vuelo low cost llegué muy tarde a Gotemburgo y otra estudiante que volvía de BCN me recogió en el aeropuerto. Ella me acompañó a la oficina que estaba aún abierta, a las 22h no son horas de trabajar en Suecia. Tuve suerte, y no digo cuánta porque llegué a mi room, y no había colchón, se me olvidó aquel pequeño detalle que advertían de las residencias suecas.

Pero he de añadir que siempre hay buena gente por el mundo y aquella chica me dejó su habitación.

Hoy en día es una buena amiga, y esas son las cosas importantes, y que si no has cenado siempre te queda el jamón al vacío que tu madre siempre a escondidas te ha dejado en la maleta y que de esto también se aprende.

Un saludo!

Ruben dijo...

Mis amigos y yo estuvimos meses organizando nuestro viaje de ensueño a estados unidos, para hacer la ruta 66, y creo que alguien nos quería joder la vida... Todo empezó cuando en la escala en bruselas, nos dijeron que el avión que iba hasta EEUU ya había salido y no nos había esperado. Tuvimos que buscarnos la vida para llegar a NY... Al llegar a bruselas, la maleta de uno de nosotros nunca llegó. Después, al llegar finalmente a Nueva York, me perdieron la mía (para que no me pusiese celoso). En Nueva York teníamos que coger el vuelo hasta Los Angeles, que también perdimos debido a los retrasos anteriores... Tuvimos que dormir en el aeropuerto en unos cartones... porque el vuelo a los ángeles lo tuvimos que cambiar para el día siguiente... En fin, finalmente llegamos sanos y salvos a Los Angeles, y perdimos un día del alquiler del coche que ya teníamos reservado desde España, y lógicamente, perdimos el dinero de ese día... Y 2 de nosotros sin maleta ni ropa que ponernos!
Estuvimos 1 mes intentando combinar las pocas cosas que nos iban dejando los demás...
A partir de ese momento no paraban de pasarnos cosas...
Uno de nosotros se dejó 2 veces la llave del candado dentro de la maleta después de cerrar el candado, y para encontrar unas tenazas fue toda una aventura... La misma persona perdió la targeta de la cámara, así que se quedo sin 900 fotos...
Ah, también nos pusieron 2 multas de aparcamiento (que no llegamos a pagar nunca...)
Otro de nosotros se dejó unas buenas gafas de sol en el coche de alquiler al devolverlo. Ahh! y por un día que fuimos al Gran cañón, nos cayó el diluvio universal...
En fin, fue un viaje bastante trágico, pero cuando lo recordamos nos reímos sin parar!

TwaL dijo...

Joer Rubenchu, vaya dia eh? a ti te paso todo eso y yo perdi el mechero!. Como decia el chiste, y yo me quejaba de que me habia llovido un poco con Sara cuando se vino a SFO. But I'm sure It was worth It...