var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-1756651-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Google

lunes, 18 de abril de 2011

La desafección política de los jóvenes tras treinta años de democracia

Juanjo Nebra, amigo y estudiante de nuestra facultad y además uno de los lectores más participativos de nuestro blog, estuvo recientemente en un foro donde se hablaba de la desafección política, es decir, del desinterés de los jóvenes de hoy en día por el mundo de la política. Ha plasmado y ha querido compartir con nosotros en un texto; que es la desafección política, las causas, las consecuencias y las propuestas y retos de futuro. Como él mismo dice a lo largo del artículo, somos nosotros los jóvenes uno de los colectivos peor tratados, pero que además tenemos la responsabilidad de cambiar la sociedad con nuestro trabajo y sacrificio. Ahora bien, estamos perdiendo esta capacidad de lucha al desinteresarnos por la vida en colectividad y por tanto, por la política.

Me he permitido el lujo de resaltar algunas de las frases de su trabajo, pero sin duda os recomiendo que lo leáis entero y lo meditéis, y si lo consideráis lo comentéis con todos nosotros. Podéis descargar su crónica completa en PDF, o en formato Word.

Como dice Maravall “los partidos son maquinarias de poder oligárquico, con una fuerte burocracia interna que limita las posibilidades de participación interna o de cualquier atisbo de crítica. A ello se le une un sistema de listas cerradas y bloqueadas que transfiere la decisión de los ciudadanos a los burócratas de partido


Parece que no gobiernen los ciudadanos, ni los representantes políticos, sino las circunstancias, los mercados, las corporaciones.

Algunos políticos entran en política para beneficiarse de ella y no para contribuir al fin social, y de ahí que todos los políticos son políticos de profesión y no políticos de vocación.

El poder hay que saber cómo controlarlo, vigilarlo y evitar sus excesos y chapuzas, en el sentido de habilitar la acción y la capacidad transformadora de quienes, desde la ciudadanía, no quieren delegar toda responsabilidad sobre lo común a las instituciones.


Como Juanjo nos requiere, terminamos este post en el blog con una de sus frases:

Animo a todos (ya que es lo más cercano y lo más fácil el ir a votar el 22 de mayo), y si queréis empezar a debatir o arreglar vuestro mundo más cercano, os unáis a un colectivo de la universidad, os metáis en alguna asociación que sea de vuestro interés para defender aquello que os da dolor de cabeza y que en última instancia, después de madurar la idea y uno mismo, según sus ideales, se afilie a un partido político. Se aprende mucho.
Un saludo y gracias por compartir tu escrito con nosotros.

Compartir