var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-1756651-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Google

lunes, 5 de noviembre de 2012

Aprovecha el tiempo en la universidad: Tu profesor, tu primer headhunter

Iniciamos sección, que creemos, puede ser muy útil para todos nuestros lectores universitarios, sección que hemos titulado: "Aprovecha el tiempo en la universidad". Es una de nuestras máximas en este pequeño Blog, que se valore y aproveche el tiempo que se pasa en la universidad, que no es un tiempo cualquiera, es un momento importante tanto por el lado de la diversión, el despertar de la conciencia y el ideario personal, como por el lado del trabajo, y de la inversión de tiempo necesario para recoger lo sembrado en la etapa profesional.
Tal vez parezca contradictorio, que diga que es importante divertirse y a la vez trabajar duro, pero es posible, e incluso altamente recomendable. Lo uno sin lo otro no tiene sentido. Desaprovecha tanto su tiempo en la universidad aquel que sólo se divierte y tan apenas pisa la facultad, simplemente preocupándose por un aprobado raspado,  como aquel que sólo busca matriculas de honor y no se divierte, no conoce a gente y no disfruta de una de las etapas más "libres" tanto para la formación de conciencia, como libre de responsabilidades.


Hoy queremos empezar por los profesores, aquellos muchas veces detestados profesores que no se nos ocurre pensar que son personas como nosotros, con buenos y malos días, con preocupaciones y responsabilidades y con necesidades, tanto las que su puesto les obliga, como las personales. Lo primero que diría es que hay que considerarlos humanos, igual que tú y yo, y eso nos ayudará para tener empatía con ellos y poder valorarles, para lo bueno y para lo malo. Hay que exigirles, pero también hay que permitirles ligeros tropiezos, como a todos. He visto situaciones entre profesores y alumnos como iguales muchas veces, fumando o tomando un café juntos, hablando de un titular en un periódico, comiendo en la facultad, o incluso de profesores que se han olvidado sus apuntes y alumnos de otros años se los han dejado. Todos estos hechos no hacen más que acercar posturas, conocimiento mutuo, por el bien de ambas partes. Si no los tratas como iguales, y con respeto, nunca podrás llevarte bien con ellos, y por lo tanto no se llevarán bien contigo.

¿Por qué llevarse bien con los profesores?
  • Son expertos en sus respectivas materias, lo que les otorga conocimiento de la misma, y contactos relacionados (periódicos, empresas, otros profesionales, otras universidades, etc.)
  • Han realizado tu misma carrera y te pueden aconsejar. Tus padres, tus amigos de la infancia, etc. generalmente no han pasado por esa misma facultad.
  • Conocen el entorno, y el mercado mucho mejor que tú. Su experiencia les avala.
  • Tienen años de contactos, personales y profesionales. Desde ex-alumnos, hasta ex-compañeros, más todos los contactos que su puesto les da.
  • Son personas cultas y muchas veces comprometidas, más que otros grupos profesionales. Si pueden, la gran mayoría estarán encantado de ayudarte a un alumno o ex-alumno.
  • Muchos profesores trabajan en grupos de investigación, en proyectos públicos o en fundaciones que pueden necesitar personal.
  • Especialmente interesantes los profesores asociados (que trabajan a tiempo parcial en una empresa privada) ya que tienen un contacto diario con el mundo empresarial, y los profesores con empresa propia, que también los hay.
Muchas empresas contactan con profesores para ayudarles en la búsqueda de candidatos con un perfil determinado, y es que las primeras selecciones se dan entre conocidos de conocidos, mucho antes de que las ofertas lleguen a ser públicas en webs o periódicos. Así que ánimo, y al toro. Aprovecha el tiempo en la universidad.

Imagen vía: TheClinic.cl

Compartir