var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-1756651-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Google

miércoles, 11 de julio de 2007

Yago, Ferreterias

Si el otro día hablabamos de las ventajas de las pequeñas tiendas de barrio, respecto a las grandes superficies,debido a la atención personalizada al cliente, a la cercanía y facilidad en el trato, hoy hablaremos de todo lo contrario.
Ya que somos nosotros la parte implicada, intentaremos hablar de la forma mas objetiva posible, ya nos contareis si lo conseguimos.



La semana pasada se nos rompió el anclaje de la pared a la ducha, por lo que ducharse se hacia mucho menos placentero, asi que decidimos optar por la cercanía y optamos por acudir a una tienda de barrio y no a un gran almacén, la tienda en cuestión es Yago Ferreterías, la distinguireis por su color corporativo verde y su logo que tiene forma de llave.
Pues bien, después de enseñarnos varios modelos de anclajes, optamos por uno de metal mas resistente que el que se rompió de plástico, que necesitaba un aplicador para la alcachofa de la ducha, nos costaron las dos piezas 7.90 Euros.

Cuando colocamos las piezas nuevas surgieron dos problemas: uno, la ducha no salia del anclaje, ni por arriba ni por abajo; dos, el agua apuntaba al grifo de la ducha y no a la persona que se ducha. Dábamos gracias a Dios por haber comprado en una tienda de barrio, para que nos pudieran solventar el problema, pero andábamos muy equivocados.

Fuimos uno de nosotros a cambiar las dos piezas a Yago Ferreterias, a por otro modelo que nos pudiera servir, pero nos contestaron que estas piezas eran universales y que si no nos valían estas piezas, no nos valdría ninguna otra, me extraño, pero acate, pero es que tampoco me devolvian el dinero, bueno pues enseñeme otro modelo de plástico aunque sea, y me contestaron que no tenían mas modelos, yo les dije que si que tenian que el dia que me la vendieron estuve eligiendo entre varios modelos muy distintos, y que como era posible que no tuviesen mas modelos de algo tan usual. El hombre que me atendía, creo que era el propietario, me dijo que ellos no estaban para devolverme las piezas 20 veces, le conteste que entonces que podía hacer? comprarles 20 piezas distintas? me contesto que ese era mi problema, y que ya bastaba, que no me lo iban a cambiar, ahí ya me cabree y les recordé la ley esta nueva de que todos los establecimientos están obligados a cambiarte los productos en menos de 15 días, y que si no lo hacían les denunciaria. Se volvió y entró a buscar otro modelo, me saco 2 modelos mas, coji uno de ellos, y le dijo a la dependienta que me devolviera la diferencia, para que me marchase y no volviera mas.

No me daban ticket de devolución, pero se lo pedí, no me pillaran en ese aspecto, y como no me funcione o me devuelven el dinero o me dan otro producto, lo que no puede ser es que salga perdiendo siempre el mas débil, el consumidor.

Sin ser ya objetivo, pero que atención, que servicio al cliente dan en Ferreterias Yago? si esta pieza no me vale a mi, le valdrá a otro cliente, si no la he estropeado, solo la he probado, pues quedesela y busqueme otra pieza que me valga, lo que no puedo hacer es perder dinero en 20 piezas, que hago luego con 20 piezas? si es que ellos no pierden nada, ya se la venderan a otra persona que le vaya bien. Además no soy ni fontanero ni albañil, ni nadie que va alli lo es, no se puede pretender que todo el mundo sepa que lo que compra es lo correcto, es que es ese el valor añadido de las tiendas de barrio, la cercanía, la atención individualizada, el completo trato al cliente para poder satisfacer al máximo su necesidad/deseo.


Es una pena que tengan que existir pequeñas tiendas con esta atención al publico, sin dar cuenta que solo consiguen que pierdan el único valor que les queda, al final hasta en las grandes superficies nos trataran mejor.



Compartir